Flamabilidad de las espumas de poliuretano

E-mail Imprimir PDF

Valcom Sistemas de Poliuretano s.a. de c.v.

Ave. Las Flores # 6512. Col. Moctezuma. Monterrey N.L. Mèxico.

Tels (0181) 8311-2927 y 9363 Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla . www.valcom.com.mx

Flamabilidad de las espumas de Poliuretano Rigidas:

Las espumas rígidas de Poliuretano son un héteropolímero de adición, producto de la reacción entre Alcoholes Orgánicos e Isocianatos. La espuma está considerada como un producto Termofijo, porque no tiene punto de fusión, sinó que a determinada temperatura y en la presencia suficiente de oxígeno entra en combustión pero no se funde en ningún momento.

La temperatura de ignición de una Espuma Rígida de Poliuretano en presencia de oxígeno es de 225 °C, pero debido a que en su producción se genera una reacción exotérmica, se considera que una temperatura interior de 170 °C es suficiente para desencadenar una serie de reacciones químicas que culminará con una auto-ignición. Por éste motivo es necesario cuidar que en el proceso de fabricación de las espumas rígidas de Poliuretano, nunca se rebase ésta temperatura evitando hacer blocks de más de 1 m3 de volumen total o capas de más de 8 pulgadas de espesor. Por lo anterior las espumas pueden ser consideradas como productos inflamables, (igual que todos los plásticos orgánicos), sin embargo la adición de retardantes a la flama del tipo del Tri-Cloro-Iso-Propil-Fosfato, (TCPP) en proporciones del 3 al 5% en la resina reducen considerablemente los riesgos de ignición de las espumas, ya que en primer lugar provocan un incremento en el índice de Oxígeno, es decir requieren más oxígeno para arder, que el que normalmente hay en el aire y en segundo lugar disminuyen la velocidad de propagación de una flama, con respecto a una espuma que no contenga retardantes a la flama. Las espumas que no contienen ningun tipo de retardante a la flama, se comportan en una prueba controlada de laboratorio y en una probeta de 30.5 cm de longitud, con una velocidad de propagación de la flama de 11.6 a 13 pulgadas/minuto. Una espuma con retardantes a la flama, se comporta en condiciones similares con una velocidad de propagación de flama inferior a 1.5 pulgadas/minuto, (casi 10 veces mas lento). Sin embargo, estos resultados, de laboratorio, no reflejan las condiciones de un siniestro real, en el que, si se alcanzan las condiciones de combustión, la espuma arderá a una velocidad mucho mayor aun en el caso de contener retardantes a la flama. Si formulación contiene en total, 6 a 10 % de aditivos retardantes a la flama (Tri-Cloro-Iso-Propil-Fosfato, o Per-Cloro-Isopropil-Fosfato), los cuales le imparten la maxima retardancia a la flama, la espuma resultante califica como “Clase I”, de acuerdo al IBC, (International Building Code) y a su antecesor, el ICBO (International Conference of Building Officials). En términos coloquiales, e inclusive por vendedores innexpertos, a este tipo de espuma se le denomina equivocadamente: “espuma auto-extinguible”. Con las reservas del caso, puede ser considerada segura para aplicaciones exteriores e interiores, aun expuesta, pero no debe denominarse “Espuma Auto-Extinguible”, sino “Espuma Clase I, con la máxima retardancia a la flama”. Las espumas Clase II tienen una menor cantidad de Retardante a la flama y las Clase III, no contienen retardantes a la flama de ningún tipo. Estas espumas (Clase III) están prohibidas internacionalmente. Por ultimo aun en el caso de espumas Clase I, jamás se deben hacer trabajos de soldadura sobre la Espuma aplicada, ya que la combinacion de Calor, Oxigeno y Masa pueden provocar un siniestro incontrolable y cuya velocidad de propagación es mucho mayor que la reportada en condiciones controladas de laboratorio. Equipo de Protección: En caso de combustión de la espuma. La mejor forma de protección es la mascarilla con suministro de aire fresco, para toda la cara. Mínimo, una mascarilla para vapores orgánicos.. También deben de usarse lentes protectores (Goggles). Si la inhalación de humo o vapores produce dificultad al respirar, retirar a la persona del área de inmediato, aplicar oxígeno y buscar ayuda médica inmediata.